Áreas Naturales

Protegidas

Por primera vez, el Gobierno del Estado cuenta con una Dirección General de Áreas Naturales Protegidas, la cual depende de la Subsecretaría de Gestión Ambiental y cuyo propósito es destinar personal especializado para atender las seis ANP´s estatales y convertirlas en verdaderas zonas de conservación y aprovechamiento sustentable y de esta manera fomentar el trabajo participativo con los núcleos agrarios.

Las políticas de la actual administración están encaminadas a establecer un trabajo coordinado con los dueños y poseedores de las tierras. Su manejo adecuado, el impulso de su conservación, la restauración de sus suelos, el saneamiento de sus ecosistemas, el desarrollo de proyectos productivos se realizan con el consenso de los pobladores que las habitan. Asimismo, se impulsa la administración de los corredores biológicos entre ANP´S, especialmente entre las del norte y el sur, y la entidad hacia los estados vecinos, permitiendo la continuidad de los ecosistemas y la prestación de sus servicios ambientales.

Una estrategia para su conservación es el desarrollo de proyectos productivos en conjunto con la comunidad como la producción de miel, plantas aromáticas, la elaboración de artesanías, medicina tradicional, propagación de cactáceas, las Unidades de Manejo de la Vida Silvestre de venado, iguana negra, orquídeas y mariposas, así como un programa de educación para la conservación el cual a través de pláticas y talleres, niños y adultos aprenden el valor y las conductas para el cuidado del patrimonio natural.

 

¡UNIDOS COMUNIDAD Y GOBIERNO PROTEGEMOS NUESTRAS ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS!

 

Las Áreas Naturales Protegidas son zonas del territorio del Estado de Morelos, dentro de su jurisdicción, en donde los ambientes originales no han sido significativamente alterados por la actividad del ser humano y que por sus características ecológicas o bien para salvaguardar la diversidad genética de las especies silvestres, requieren ser preservadas y restauradas y están sujetas al régimen previsto en la Ley del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente del Estado de Morelos.

El establecimiento de las áreas naturales de jurisdicción estatal, a un régimen específico de protección, tiene como finalidad:

  • Preservar los ambientes naturales que no han sido significativamente alterados por la actividad del hombre o que requieren ser preservadas o restauradas, para asegurar el equilibrio y la continuidad de los procesos evolutivos y ecológicos;
  • Salvaguardar la diversidad genética de las especies silvestres de las que depende la continuidad evolutiva, así como asegurar la preservación y el aprovechamiento sustentable de la biodiversidad del territorio del estado, en particular preservar las especies que están en peligro de extinción, las amenazadas, las endémicas, las raras y las que se encuentran sujetas a protección especial;
  • Asegurar el aprovechamiento sustentable de los ecosistemas y sus elementos;
  • Proporcionar un campo propicio para la investigación científica y el estudio de los ecosistemas y su equilibrio;
  • Generar, rescatar y divulgar conocimientos, prácticas y tecnologías, tradicionales o nuevas que permitan la preservación y el aprovechamiento sustentable de la biodiversidad del territorio estatal;
  • Proteger los entornos naturales de zonas, monumentos y vestigios arqueológicos, históricos y artísticos, zonas turísticas, y otras áreas de importancia para la recreación, la cultura e identidad nacional y de los pueblos indígenas.

 

Se consideran áreas naturales protegidas de competencia Estatal, conforme al artículo 46 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente:

Fracción IX.- Reservas y Parques Estatales

Para el establecimiento, administración y manejo de áreas naturales protegidas de competencia estatal, se impulsará la participación de los habitantes, propietarios o poseedores de terrenos que se ubiquen en ellas, pueblos autóctonos y, en general, de todo tipo de interesado con el objeto de propiciar el desarrollo integral de la comunidad y asegurar la protección y preservación de los ecosistemas, sus elementos y biodiversidad.