El Programa de Verificación Vehicular constituye una de las medidas para proteger la salud de las personas al asegurar que las emisiones vehiculares cumplan con las especificaciones de la normatividad vigente. Con la modernización de los Centros de Verificación Vehicular se miden los niveles de contaminantes de las fuentes móviles (autos, transporte) que permiten determinar el cumplimiento de los límites permisibles para poder circular de acuerdo con la normatividad vigente.

Estos Centros están ubicados estratégicamente dentro del Estado y cuentan con equipos especializados que encriptan la información generada del vehículo en el proceso de pruebas, las cuales se envían en tiempo real a un sistema de control homologado con la Ciudad de México para realizar transacciones de información y detectar cualquier anomalía en el proceso de verificación y de esta forma evitan actos de corrupción.